calderas de gas

Ventajas, desventajas y principales diferencias entre una caldera eléctrica y de gas.

Siempre que tenemos en la mente las calderas nos hacemos la siguiente pregunta, ¿Es mejor una caldera a gas o una eléctrica? Hoy te contaremos las principales ventajas y desventajas de cada una.

Ventajas de las calderas eléctricas

Buen rendimiento

Las calderas eléctricas se caracterizan por tener un excelente rendimiento, llegando este a alcanzar el 95%. Cuanto más alto sea este, mayor será el respeto hacia el medio ambiente y menor el coste para nuestro bolsillo.

El motivo por el que son capaces de funcionar de manera tan eficaz reside en el termostato que llevan incorporado. Al poder regular los horarios y mantener una temperatura constante, se reduce el esfuerzo para elevar la temperatura y el desembolso que conlleva.

Libre de ruidos y olores

La principal diferencia entre las calderas tradicionales de gas y las eléctricas es el combustible que utilizan. Las primeras van irremediablemente asociadas al desagradable olor a gas y a los ruidos que suelen emitir cuando están encendidas.

Sin embargo, las calderas eléctricas son muy silenciosas y no desprenden olores de ningún tipo. Se evitan también así las posibles fugas de sustancias tóxicas o las pérdidas. Además, podemos destacar aquí la independencia con respecto al suministro, ya que el abastecimiento eléctrico es continuo.

Fácil instalación y mantenimiento

La instalación de una caldera eléctrica es bastante sencilla y su coste nos es demasiado elevado. Por otra parte, la normativa no especifica un calendario obligatorio de revisiones, por lo que estas pueden ser más flexibles.

Desventajas de las calderas eléctricas

Necesitan una potencia eléctrica elevada

Para poder instalar y poner en funcionamiento una caldera eléctrica, es necesario elevar la potencia contratada en la mayoría de las viviendas. De lo contrario, no será lo suficientemente potente para abastecer a ella y al resto de electrodomésticos que tengamos.

Aumento del consumo en electricidad

El precio de la electricidad no deja de incrementarse con el paso de los años. Así que, además de pagar por el aumento de la potencia y del coste mensual más elevado por la contratación, el coste del consumo puede elevar considerablemente las facturas. Habrá que valorar el tamaño de la vivienda y las necesidades de calefacción para determinar si es la mejor opción.

Las calderas eléctricas son una buena elección cuando las temperaturas no son extremas. Aunque por su capacidad pueden calentar una vivienda con gran rapidez, esto se traduce en un incremento importante de las facturas. En conclusión, debemos sopesar los pros y los contras antes de decantarnos por este sistema.

Ventajas e inconvenientes caldera gas

Como cualquier producto o artículo en el mercado, existen múltiples beneficios al escoger ciertos tipos de calderas de gas, pero también algunos inconvenientes. Es por ello que a continuación te damos a conocer las ventajas y desventajas caldera de gas. Si estás próximo a adquirir la tuya, no pierdas detalle.

Hablando de las ventajas de la caldera de gas podemos mencionar que en primer lugar, el gas natural es relativamente barato. En segundo lugar, este combustible se puede utilizar de manera muy eficiente y en tercer lugar, gracias a la posibilidad de combustión que ofrecen las calderas automáticas, es un combustible que prácticamente no necesita mantenimiento. 

Ventajas caldera de gas punto por punto

El gas natural es un combustible perfecto para la combustión, debido al hecho de que contiene bastante hidrógeno. De igual manera, el gas de escape contiene mucho vapor de agua. Esto, a su vez, significa que se puede recuperar mucha energía de la condensación de este vapor de agua de los gases de escape. Por lo tanto, una caldera de gas es bastante eficiente. 

El segundo argumento que gana puntos en cuanto a las ventajas calderas gas es su funcionamiento sin necesidad de mantenimiento del sistema de calefacción. Así que nuestra única obligación será pagar nuestras facturas.

La tercera ventaja de disponer de una caldera de gas es el precio relativamente bajo del combustible. Entre los diversos combustibles que permiten la calefacción sin mantenimiento, la calefacción a gas es la más económica.

Desventajas de las calderas de gas (principales problemas)

Una caldera de gas es un dispositivo que de vez en cuando puede fallar. Esto puede deberse a una anomalía, un fallo menor o a una avería importante. Dependiendo de la gravedad del problema, podemos intentar solucionarlo nosotros mismos o llamar al servicio.

  • La caldera de gas no enciende
  • La caldera de gas se apaga sin razón aparente
  • Falta de agua caliente
  • Agua muy caliente o muy fría.

Una vez conocido este tema, te invitamos a leer nuestros demás artículos relacionados a este tema los cuales pueden adaptarse a tus necesidades. Si estás interesado en conocer más sobre calderas industriales o entender cómo funciona una bomba de condensación de caldera, así como descubrir la caldera adecuada para tu hogar o negocio, no dudes en explorar nuestro contenido.